Según la Organización Mundial de la Salud, para llevar una dieta saludable (y tener así un tránsito intestinal óptimo) necesitamos ingerir entre 24 y 38 gramos de fibra al día. En España, la media diaria se sitúa en torno a los 16 gramos. Uffffff.

Entonces…¿cómo puedo ingerir más cantidad de fibra?¿qué tengo que comer?

Lo más importante es que haya gran variedad de alimentos ricos en fibra en tu Menú Diario: frutas (naranjas, manzanas, aguacates, ciruelas…), verduras (lechugas, guisantes, repollos, zanahorias…), legumbres (lentejas, alubias blancas…), cereales (avena, salvado de trigo, arroz…) y frutos secos (nueces, avellanas, almendras…).

Parece difícil…¿o no?

¡Estás de suerte! Nuestra maravillosa Dieta Mediterránea nos proporciona numerosas recetas para poder incluir todos estos productos en nuestra alimentación de manera sabrosa y saludable.

Pero hay determinadas épocas de nuestra vida en las que, a pesar de llevar una dieta equilibrada, puede ser necesario un aporte extra de fibra. El estrés, el consumo de medicamentos o la falta de ejercicio físico hacen que no te sientas del todo bien. En ese caso, la solución más saludable se encuentra en los complementos alimenticios de fibra natural, que contribuyen a nuestro bienestar y que podemos tomar en diversos formatos.